Dallas se reconvierte

por | 21 Mar, 2017 | LUGARES, NOS GUSTA | 0 Comentarios

Margot and Bill Winspear Opera House en Dallas. Foto: Steve Rainwater

Hace poco asistí, en Madrid, a una presentación organizada por el organismo de Turismo de la ciudad norteamericana de Dallas. Querían transmitir un mensaje de cambio de imagen. Se han propuesto acabar con el fantasma provinciano y rural, que arrastran desde los 80s, marcado por una de nuestras primeras series de tv made in USA, y presentar toda una nueva ciudad. La nueva Dallas es cosmopolita, la ciudad del arte, de la música, de la gastronomía y de la moda (las grandes firmas internacionales instaladas en Nueva York y en Los Angeles recalan también en la ciudad), aderezada por una colección de parques y jardines, además de albergar centros punteros de investigación científica y de servir de puente estratégico para los negocios entre ambas costas de los EE.UU. Está llevando a cabo una ambiciosa renovación urbanista con edificios emblemáticos destinados a la cultura y también con una intención clarísima de transmitir un espíritu social de activismo positivo e inclusivo. Dallas quiere convertirse en un reclamo turístico internacional.

Dos cosas me llamaron la atención en la presentación, la primera es la cantidad de centros públicos dedicados a la cultura, al deporte y a la creación de parques, que han sido financiados por algunos de sus ciudadanos multimillonarios. Entre ellos, el complejo cultural AT&T Performing Art Center, que integra el Margot and Bill Winspear Opera House, el Dee and Charles Wyly Theatre y el parque  Elaine D. and Charles A. Sammons Park. Una solución muy extendida en los EEUU, la de depositar un porcentaje elevadísimo de intervenciones públicas en manos de iniciativas privadas.

Y la segunda, fue en el broche final de la presentación, en el que se hizo gala de la gran variedad de sus gentes, donde razas, culturas y orientaciones sexuales de lo más diversas conviven en perfecta armonía. Ese es el gran valor de la nueva ciudad cosmopolita. Un cambio social que claramente quiere dejar en un muy discreto segundo plano al Dallas de los rodeos, los cowboys, la laca y el petróleo.

Te aconsejo visitar  The Sixth Floor Museum, el edificio histórico desde donde fue abatido John F. Kennedy; el centro de exposiciones de arte contemporáneo Dallas Contemporary y  el AT&T Performing Art Center; además de los múltiples parques, que cuidan con mucho orgullo y esmero. Y para curiosear, el histórico almacén de lujo Neiman Marcus (el Harrods tejano) que nació en Dallas, en 1907, llegando a convertirse en un icono norteamericano; y quizá lo más estimulante, un paseo al atardecer con vistas al skyline de la ciudad, dicen que es uno de los más bellos del país.

Si te apetece escapar un rato de tanto cosmopolitismo urbano, a unos 25 minutos de la ciudad se encuentra Grapevine, un paisaje puramente tejano con algunos de los mejores viñedos del estado.

A título anecdótico, puedes dar una vuelta por el estadio de fútbol americano de los Dallas Cowboys, dentro del complejo deportivo AT&T Stadium de los Dallas Cowboys, que hace también las veces de sala de exposiciones donde la mujer de su dueño, Jerry Jones, exhibe por los pasillos del complejo su colección privada de arte contemporáneo.

Par acabar, una mención al pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro, quien mantiene una relación muy estrecha con la ciudad. En 1990 comenzó a impartir clases en la Universidad Metodista de Dallas y ha decidido dejar en esta ciudad su legado a través de The Joaquín Achúcarro Foundation para apoyar a jóvenes pianistas internacionales. En este enlace puedes ver la entrevista que dedicó al maestro el programa de Imprescindibles para rtve.

EN ESTA WEB TIENES MUCHA MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA VIDA CULTURAL EN LA CIUDAD DE DALLAS

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *