Es impresionante la reacción que ha tenido el monólogo de Kristin Scott Thomas sobre la mujer y lo que significa haber llegado a la menopausia, en la comedia británica Fleabag para la BBC, escrita y protagonziada por Phoebe Waller-Bridge. La escena dura unos minutos: dos mujeres charlan mientras toman un martini en la barra de un bar, después de una entrega de premios. Son dos desconocidas que se encuentran y mantienen una conversación, Phoebe tiene 33 años, Kirsten 58, sus edades reales, detalle que confiere a la escena una complicidad con la espectadora inusual, pero también con el espectador, vista la reacción de entusiasmo que ha tenido por ambas partes. Una maravilla de discurso, el de Kristin Scott Thomas sobre el dolor físico inherente a la mujer, ese que lleva en las entrañas desde que tiene su primera regla, embarazos, lactancia, pechos sensibles, y, claro está, la menopausia con su retahíla de efectos «que a nadie le importan». Cuando acaba de decir lo que tenía que decir, se despide de Phoebe y sube a su habitación a tomar su último martini a solas, y una se queda con el mismo vacío que deja a la protagonista. Dan ganas de pedirle que se quede un poco más, que no nos deje en soledad.

La escena pertenece a la segunda temporada de la serie, que se acaba de estrenar  y se puede ver en Amazon Prime. Fleabag cuenta las peripecias en la vida de una mujer de treinta años en Londres, que intenta buscar su lugar en un mundo que no logra entender. Las dos temporadas están cargadas de buenos diálogos, magníficas interpretaciones y mucho humor negro.

«Don´t worry it does get better», le dice entre la asertividad y el sarcasmo Scott Thomas a la treintañera Waller-Bridge, inmersa en su propio mar de dudas.

Conversación entre Kristin Scott Thomas y Phoebe Waller-Bridge sobre por qué tenemos que desear que llegue la menopausia – Fleabag Series 2

 

0 comentarios