El amor por las cosas bien hechas

por | 18 Jun, 2017 | LUGARES, NOS GUSTA | 0 Comentarios

La sede y talleres de la firma italiana Bottega Veneta se encuentran en  Schroeder-Da Portouna villa del s.XVIII en Montebello, en la región del Veneto italiano. El nuevo conjunto restaurado, adaptado a sus nuevas funciones y medioambientalmente sostenible, sirve de techo, desde el 2013, a una de las empresas mejor consideradas por sus condiciones laborales. Mucho tendrá que ver la belleza del entorno en el que trabaja la plantilla. La empresa ocupa hoy en Italia el séptimo puesto en el ranking de Great Place to Work (Las Mejores Empresas donde Trabajar). Todo es obra de su Director Creativo, el alemán Tomas Maier, al frente la firma desde 2001. Maier consiguió que el grupo Kering, que por entonces acaba de adquirir la marca, confiase en él plenamente y le cediese el control de su dirección creativa para lanzarse en la tarea de reimaginar el universo de una firma que languidecía. 

Se hizo con las riendas del diseño de las prendas y del mobiliario, la dirección de las campañas publicitarias y el continente arquitectónico de la sede, taller y tiendas de la empresa. Maier ve en el todo una seña de identidad de la marca basada en la calidad artesanal, en la sostenibilidad y en la durabilidad. Pretende alejarse de la corriente actual de una moda que se mueve a un ritmo de producción frenética enfocada al consumo incesante, cada vez más inmediato y con fecha de caducidad. No le interesa entrar en ese juego. “Todo lo que creamos es para que dure toda la vida” dice el director creativo en una entrevista publicada en la web DEPARTURE, 2014, “nuestra forma de trabajar es a largo plazo. Nos interesa producir respetando la sostenibilidad y el medio ambiente. Nuestro legado es proteger, tanto a las personas como a los lugares.” Tomas Maier es además un gran entusiasta de la arquitectura y ha sido en el 2016 honrado por la World Monuments Fund (organización privada dedicada a la preservación de monumentos y legados culturales internacionales), por apoyar el plan de restauración de uno de los edificios de arquitectura modernista más emblemáticos en Tokyo, el Hotel Okura.

Su Boutique Home de la Via Bogospesso en Milán es también un espacio singular, un palacete del s. XVIII, el Palazzo Gallarati Scotti, recubierto de frescos de los artistas Giambattista Tiepolo y Carlo Innocenzo Carlone. Entre los murales rococós se acomodan las piezas de mobiliario, diseñadas por Maier, de trazos sobrios, depurados y contemporáneos.

Para celebrar el 50 Aniversario de BottegaVeneta, Tomas Maier quiso rendir tributo a la labor artesanal de su taller a lo largo de sus cinco décadas de vida. Y para la ocasión quince bolsos icónicos volvieron a lucirse en el desfile de verano 2017. La estrella del desfile fue el Intrecciato Clutch, que la actriz Lauren Hutton inmortalizó en la película de 1980, American Gigolo (en la imagen que cierra este post) y que volvió a pasear bajo el brazo mientras desfilaba por la pasarela que tuvo lugar en Milán en la Accademia di Belle Arti di Brera. Desfile que cerró la actriz, junto a la modelo del momento Gigi Hadid.

Desfile de Botega Venetta Primavera Verano 2017, en Milán, con la actriz Lauren Hutton como estrella en el cierre.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *