Recuerdo con mucha claridad el día que descubrí la revista Anoche Tuve Un Sueño en un quiosco. Aún la conservo, porque hay revistas de las que uno no se desprende. Me llamó la atención el nombre de cabecera, la cogí, le eché un vistazo y pensé ¿qué es esto?. Era la primera vez que me topaba con una revista dedicada a gente que practica el bien social, gente de todo tipo comprometida con la humanidad y con el mundo en el que viven. Me la llevé y me entusiasmó. Fue un subidón de adrenalina: algo nuevo, bien hecho y con valores. Ese primer encuentro fue hace unos cuantos años.

Y ahora he tenido la oportunidad de conocer a su fundadora y directora, Julia Higueras, que me recibió en su redacción en cuanto se lo pedí. Nada más entrar en la sala donde la esperaba se excusó por llegar diez minutos tarde. Diez minutos y un perdón. Venía de viaje. Apareció con un peinado sofisticado imponente e irradiando luz. Se liberó del bolso y se lanzó a hablar con ganas de contármelo todo. Un discurso que habrá recitado una y otra vez, pero con el entusiasmo intacto y a flor de piel.

La revista acaba de cumplir 10 años. Y cuando le pregunto por el balance de su primera década se le iluminan lo ojos, esboza una gran sonrisa y dice que es enormemente satisfactorio. Sabe que ahora goza de un apoyo que le llena de orgullo. Se encuentra en un momento dulce, de reconocimiento y de expansión, pero, me recuerda, que cuando decidió embarcarse en este proyecto nadie apostaba seriamente por ello. “Eso de dar visibilidad a la gente que está haciendo cosas buenas y constructivas no se entendía bien. Llamaba a las puertas para buscar un respaldo y apoyo económico y el resultado era desolador. Les parecía un proyecto muy bonito, pero no lo consideraban.” Ha costado lo suyo, pero ha conseguido posicionar la cabecera en el mercado habiendo sido pionera en el tipo de contenido, en el uso del papel reciclado y en el cuidado de las campañas publicitarias -no todas valen, solo las que comparten los valores respetuosos con un mundo mejor-.

Su carrera como periodista ha pasado por varias cabeceras de grupos editoriales y por el camino se fue dando cuenta de la carencia generalizada de uno de los cimientos del periodismo, su función de servicio público: «Una de las prioridades del periodismo, comenta Julia, es informar sobre las acciones positivas que se están realizando en el mundo, para crear impacto y que cale en la sociedad. Luego que cada uno lo interprete a su manera». Así que ni corta ni perezosa se desvió de la tónica general y se enfrascó en la aventura de dar forma a un nuevo medio consecuente con sus valores y con el deber de informar. Y le imprimió el carácter de Optimista Comprometido. Optimista, porque ella lo es, cree en el género humano y en su capacidad de hacer el bien; y comprometido porque sin compromiso el optimismo queda en agua de borrajas. Hay que pasar a la acción y hacer cosas. Su misión en dar a conocer lo bueno que se está haciendo y promoverlo.

El lanzamiento fue en papel (hoy con una tirada semestral), y a la revista se le ha sumado la versión digital y los Premios Optimistas Comprometidos, una acción que pusieron en marcha cuando la marca estaba ya consolidada, y que le entusiasma especialmente a su fundadora -en mayo cumplirá su VI edición-. «Tienes que venir, me insta. No te puedes hacer una idea de lo emocionante que es, escuchar a gente de tal categoría humana supone un poder de motivación impresionante. De hecho hay personas a las que les ha removido y han cambiado de trabajo o se han involucrado o emprendido acciones inspiradas por lo que allí han descubierto. Te pongo un ejemplo: una profesora de la Facultad de Económicas de la Universidad de Cantabria, Ana Fernández Laviada, que había venido de espectadora a la II Edición de los Premios, al acabar se acercó y me dijo: “Voy a ver cómo puedo aportar desde mi ámbito de influencia en esta dirección social”. Y lo hizo. Consiguió hacer un curso de verano en la UIMP sobre Empresa social y medios de comunicación; y también que Mohammad Yunus, premio Nobel de la Paz 2006, fuera investido doctor honoris causa por la UIMP… y crear el primer CENTRO YUNUS en Cantabria… (el bangladesí  Yunus es el  gran referente de Julia, “su labor con la implantación de los microcréditos -comenta- es tan relevante en la economía de los países en vías de desarrollo y también en los desarrollados que le tenían que haber concedido el premio Nobel de Economía»). Queda demostrado que somos más fuertes cuando unimos fuerzas y que, para nosotras, no hay obstáculos imposibles de saltar… Ana es una persona valiente, soñadora y un ejemplo en Cantabria.»

Los Premios se conceden a personas extraordinarias «que no apartan la mirada» y que son los motores del cambio. Son siete los premiados cuyos ámbitos de acción comprenden:

el Pensamiento Sostenible: el premio para los que se involucran en la transformación de las realidades incómodas por un mundo mejor.

la Cultura: a la gente que transforma la sociedad a través del lenguaje de la cultura, a aquellos que transfiguran sus disciplinas desde su propia conciencia y desde el compromiso social. 

la Ciencia y Tecnología: a las personas e instituciones que se esfuerzan para mejorar la sociedad en la que vivimos.

la Transformación Social: reconocimiento a líderes capaces de detectar realidades obsoletas y crear nuevos modelos de negocio disruptivos, dirigidos a rediseñar el pensamiento y las oportunidades en la sociedad. 

la Libertad de Prensa: dedicado a los fotógrafos y periodistas que trabajan sobre el terreno en lugares en conflicto para acercarlos al primer mundo.

la Libertad de Expresión: a las personas que alzan la voz en la lucha por la defensa de la justicia, las libertades y el respeto a los derechos humanos enfrentándose a sistemas totalitarios de cualquier tipo.

y el Premio Extraordinario a toda una vida de compromiso y optimismo.

Entre los galardonados de las cinco ediciones anteriores se encuentran, por citar a unos cuantos, la abogada iraní y primera mujer islámica que recibe el Premio Nobel de la Paz 2003, Shirin Ebadin, que se dedica a defender los derechos de los presos políticos, de la infancia y de la mujer; la chef María Marte, que a base de trabajo y voluntad pasó de fregar platos, recién llegada a España, a tener su Estrella Michelín y volverse a República Dominicana para crear una escuela donde compartir sus conocimientos con las mujeres maltratadas de su país; la neurobióloga Mara Dierssen, una de las investigadoras más destacadas sobre el síndrome de Down; la realizadora y activista contra la trata de mujeres Mabel Lozano; la fotógrafa Isabel Muñoz; la activista en favor de los derechos de las mujeres Nawal al Saadawi; la asociación Reporteros Sin Fronteras; la doctora en Bioquímica y Biología Molecular María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas desde donde está llevando a cabo una investigación sobre el alargamiento de la vida humana de calado internacional; la científica Pilar Mateo quien ha desarrollado una pintura resinosa que sirve para controlar la enfermedad de Chagas presente en los poblados más desfavorecidos; y Borja Vilaseca, creador de la Akademia, un proyecto de educación emocional gratuito presente en seis países. Se ha empeñado en revolucionar el sistema educativo con una nueva educación personalizada, sin exámenes ni cabida a fracasos escolares, donde los niños sean cocreadores de su aprendizaje, honren su singulairidad y se abran al mundo fomentando su capacidad creadora, sus emociones, el emprendimiento, el mundo de las finanzas, la conexión con la naturaleza, …. preparándoles de verdad para la vida misma. Y habría que conocer, además, a todos los nominados, porque todos ellos son un descubrimiento. Cada uno a su manera, con su hacer honesto, están colaborando en la transformación del mundo hacia un lugar mejor. Los Premios Optimistas Comprometidos es un catalizador de personas y organizaciones excepcionales que dedican sus esfuerzos, su tiempo, su valentía y su sabiduría a la sociedad.

Julia cuenta que la revista y los Premios forman parte de un movimiento que cada vez está cobrando mayor fuerza porque la sociedad está reaccionando y pidiendo un cambio. Hasta la empresas están haciendo suyos valores sociales y medioambientales a través de la  responsabilidad social corporativa (RSC), implicándose en acciones que les aporte un reconocimiento social de cara a sus clientes. «Bienvenido sea lo que genere compromiso social, comenta Julia. Es imprescindible que el mundo empresarial se transforme en respuesta a una sociedad que lo está pidiendo. El mundo está cambiando y el cambio lo están liderando los jóvenes, algo enormemente esperanzador.»  «Estamos viviendo un momento de transformación enorme. Si lo comparo con hace 10 años, te puedo asegurar que hemos caminado mucho en la dirección correcta. Y tengo una enorme fe en la gente joven, en las nuevas generaciones, ver a Greta Thumberg o muchos otros alzando la voz por un planeta que está gravemente herido o contra las injusticias… a todas esas personas a las que culpan de rescatar a inmigrantes (Proactiva Open Arms, por ejemplo, premio OC en la IV edición) en medio del mar a la deriva y que solo quieren un futuro mejor para ellos y sus hijos… ¿Desde cuándo ayudar a otros e impedir que mueran ahogados o de hambre es un delito tipificado en la ley? Pero soy optimista, mucho, porque pienso que, por fin, la gente buena se está organizando para hacer el bien y para que se la escuche (antes solo los que hacían el mal se organizaban para saltarse la ley: mafias, algunas empresas, algunos políticos), pero eso se está terminando… Y soy optimista porque pienso que el pesimismo es la falta de compromiso, el pesimismo es quejarse y no hacer nada para que las cosas cambien. Soy una persona de acción que un día tuvo un sueño y se comprometió con ese sueño… y nunca olvido que la esperanza es poder. Tengo mucha suerte de haber encontrado mi misión en la vida… cuando las cosas se ponen feas y me pregunto: ¿merece la pena esta lucha, de verdad piensas que vas a cambiar algo?, siempre la respuesta es la misma:  si puedo cambiarle la vida a una sola persona, ya ha merecido la pena todo este trabajo.»

«Sueño con una sociedad más consciente y más empática con el entorno. Me da mucha pena comprobar en lo que nos hemos convertido los sapiens por políticas económicas que nos empujan y manipulan para consumir sin techo. Mi generación y las generaciones anteriores hemos sido, sin duda, artífices de lo que hoy estamos sufriendo: una sociedad que ha olvidado que este planeta es de todos los seres vivos (personas, animales, plantas) con los que compartimos un mismo destino y todos somos responsables.» «Me encanta descubrir y dar visibilidad a personas extraordinarias que hacen cosas extraordinarias, y el mundo está lleno de personas así, que se ponen al servicio de los otros o simplemente, en su día a día, aportan su granito de arena, sonríen en el ascensor mientras te desean un buen día, por ejemplo. Yo creo que ser amable es ser invencible

Anoche Tuve Un Sueño fue la primera marca europea en gozar del certificado B Corp, un movimiento internacional que nace en España en 2016, y que concede un sello de garantía, según estándares muy exigentes, a todas aquellas marcas que lideran movimientos en pro de una sociedad sostenible e inclusiva con acciones innovadoras, inspiradoras y capaces de cambiar el mundo. Su fin es potenciar un cambio global hacia una nueva economía donde el éxito económico no esté reñido con la transparencia y el buen hacer y los objetivos sostenibles. Y también es socia del Pacto Mundial de las Naciones Unidas desde 2009 en la implantación de sus Diez Principios y metas para el 2030.

No puedo dejar de preguntarle por el momento vital en el que se encuentra: «Me encuentro en un estado vital mágico. Me río mucho cuando me recuerdo hace 10 años con el número 1 de Anoche Tuve Un Sueño bajo el brazo… un proyecto que nadie entendía bien, un proyecto outsider y ahora resulta que soy una visionaria… La verdad es que sigo siendo la misma persona soñadora, que cree que el mundo puede ser mejor gracias a la acción de las personas honradas. Yo no he cambiado, mi foco tampoco y seguiré transitando mi camino con la humildad de siempre y abrazando ese perfil bajo que debe tener siempre un periodista…». Julia ha sido seleccionada por segunda vez como candidata al ranking de mujeres Líderes en España  TOP100 2019 en la categoría de Medios.

Me cuenta que le rondan varios proyectos en fase de construcción. Uno de ellos es llevar Los Lunes Optimistas por toda España -unos encuentros que organizan actualmente en Madrid, en colaboración con la Universidad Pontificia Comillas, con la intención de mantener viva la llama de los Premios OC a lo largo de todo el año-. «Regar nuestro país de optimismo comprometido, ese es otro sueño. He comprobado en los premios Optimistas Comprometidos la transformación de las personas que asisten después de haber conocido de primera mano a personas y proyectos que de verdad cambian conciencias y quiero que esa experiencia se viva en otras ciudades españolas… se lo debo y ahí está puesto mi foco…».

«Si tuviese enfrente a la chica que fui con 16 años, le daría las gracias por haberse atrevido a soñar, por haber sido valiente y por haber creído en sí misma… En mi adolescencia se forjó la mujer que soy hoy y me reconozco en ella. La esencia de esa niña permanece dentro de mí. La base de la vida es la confianza y a pesar de las dificultades, las traiciones -que las hay- y las deslealtades, sigo confiando. No podría ser feliz sin confiar en los demás… Recuerdo una frase que me dijo un tío muy querido que me regañaba mucho cuando era adolescente: «Hija, has sido muy valiente en la vida y estoy muy orgulloso de ti…”. Meses más tarde el Alzheimer se lo llevó, pero agradezco que le diera tiempo a decirme estas palabras porque me inspiran en los momentos más difíciles y me recuerdan que siempre hay una grieta por donde pasa la luz.»

«Cuando me dicen amigos que están deseando prejubilarse, me quedo atónita. No tengo el más mínimo interés en retirarme. Cuando me encuentro cansada y me meto en la cama me pregunto si podría estar haciendo algo mejor. Y ese pensamiento lo vale todo.»

1 Comentario

  1. Cintia Jaime

    Una mujer muy inspiradora y carismática, tanta verdad, belleza y humildad emociona. Gracias!!!