Mercedes Wullich, la aceleradora de mujeres

por | 16 Nov, 2018 | PERSONAS | 0 Comentarios

retrato de Mercedes Wullich. ©cortesía de la casa
Mercedes Wullich llegó desde Buenos Aires a Madrid hace 18 años. Se le reconoce a distancia en cualquier evento que vaya por su pelo blanco y lacio, como si formara parte de su marca personal. Es periodista y empresaria, y se ha propuesto contribuir activamente para conseguir que las mujeres empresarias desempeñen plenamente su capital humano en igualdad de condiciones que los hombres. Se autoproclama “una aceleradora de mujeres” porque está impaciente por lograr cuanto antes un sistema laboral más constructivo, más productivo, mucho más interesante y, ni que decir tiene, que justo. “Con más determinación llegaremos antes a nuestro objetivos”, le gusta decir. Dicho y hecho. El medio de comunicación MujeresyCia, que creó con este fin, cumple diez años y desde entonces no hace más que crecer. Fue uno de los primeros observatorios para informar sobre la actualidad social y política que atañe a la mujer como fuerza laboral, donde se da visibilidad a los logros de las mujeres emprendedoras, empresarias y directivas en España. Para celebrar el aniversario han puesto en marcha los Foros de Innovación, una serie de eventos dedicados a la innovación desde un punto de vista transversal que atañe a la cultura, finanzas, creatividad, economía, comunicación y marketing, ciencia y tecnología. Y también, dentro del marco del aniversario, han lanzado Women in Smart Enterprises (WISE), una red de mutuo apoyo entre empresas que promueven el talento femenino. La guinda de la plataforma es el ranking anual de Las TOP 100 Mujeres Líderes en España, que ya va por su séptima edición y ha conseguido alcanzar una consolidación y una repercusión incuestionables. Es un espacio dedicado a las grandes profesionales y referentes en todos los campos profesionales. Una gran red que sirve para poner en valor y dar visibilidad al talento femenino que está contribuyendo a formar nuestro país. La foto de familia anual es un gran lujo. Es el lugar para buscar mujeres referentes. “Cuantas más referentes haya, afirma Mercedes Wullich, más rápido será el tránsito a una sociedad en la que hombres y mujeres compartan méritos, talento y las decisiones sobre los grandes temas. Precisamos un gran lobby femenino para impulsar los cambios. Y es alentador descubrir cuántas mujeres que no conocíamos hasta ayer podrían ser estupendas candidatas”. El ranking consta de 10 categorías y entre los criterios de evaluación se encuentran la trayectoria, los logros, los valores personales y profesionales y los aportes a la sociedad. Las categorías incluyen: Académicas & Investigadoras, Alta Dirección, Cultura, Ocio y Deporte, Directivas, Empresarias, Función Pública, Institucional y Política, Medios, Pensadoras y Expertas, Revelación y Emprendedoras y Tercer Sector. En octubre se falló las Top100 de la VII Edición que las puedes ver en este link, entre ellas, Alice Fauveau a quien tuvimos la suerte de poder realizar uno de nuestros primeros vídeos de Mujeres On the Road.
Gala de presentación de las TOP100 Mujeres Líderes en España 2018

En una entrevista de Belén Rodríguez para el proyecto Yo cambio el mundo, cambiándome yo (echadle un vistazo), Mercedes define el liderazgo como la capacidad de preguntar, escuchar, inspirar y transmitir a los demás  el deseo de trabajar en común para conseguir un fin. “Quien tiene talento está comprometido con lograr hacer algo por los demás, mejorar las vidas de las personas que lo tienen más difícil y servir de referentes”, explica Wullich en la entrevista. Al fin y al cabo, eso es lo que da sentido a un líder. En la misma entrevista habla de las importancia del poder de la educación y del consumo, que están en nuestras manos y que deberíamos utilizarlos para conseguir el cambio. “Debemos darnos cuenta de que algo no estamos haciendo bien cuando somos nosotras las que detentamos el poder de la educación familiar y en las escuelas como docentes y, sin embargo, seguimos hablando de los mismos temas de desigualdad de género. Y con respecto al consumo, si las mujeres somos entre el 70% y 80% del poder de consumo, deberíamos servirnos de las redes sociales para ejercer un consumo activo y responsable. No es exagerado decir que podríamos parar el mundo si dejásemos de consumir productos de empresas que no respetan a las mujeres“.

“Estamos todavía en una época en la que la más pequeña distracción puede hacer que volvamos atrás. Hay que estar muy atentas y hacer todo lo que esté en nuestra mano por acelerar los tiempos. Quiero acelerar mujeres para que lleguen mucho antes de lo que yo llegué a darse cuenta de lo que pueden hacer con sus vidas, en la medida de sus circunstancias. Y tomar esa decisión implica ponerse en marcha”. “Yo supe quién era a los 45 años. Fue entonces cuando tuve claro lo que sabía, sobre lo que podía sentar cátedra y sobre las miles de cosas que tenía que preguntar porque no sabía. Mi deseo en avanzar en los tiempos, comenzar mucho antes a saber quien es una misma, conocer su potencial y ganar así un tiempo enorme”. Para ello es necesario pasar previamente por un proceso de aprendizaje, con sus aciertos y sus fracasos, con sus ideas, proyectos, ensayos y transformaciones, y este proceso requiere, según Mercedes Wullich, el espacio propio para pensar al que se refirió Virginia Woolf hace casi un siglo. Hay que ponerse en acción desde la reflexión.

Una forma efectiva para acelerar los tiempos es sirviéndose de la colaboración de los hombres que detentan hoy el poder. Con la iniciativa engageMEN se ha propuesto desafiar a los mandos masculinos a cambiar la estructura de sus compañías incorporando a las mujeres en la toma de decisiones. El proceso tiene su aquel: mujeres presidentas, CEOs, consejeras delegadas y directoras retan a sus homólogos masculinos de otras compañías a que se comprometan a realizar un cambio fundamental en sus empresas para apremiar el acceso a los puestos de dirección. Y está funcionando. Ya pueden presumir de engageMEN empresas como Accenture, Facebook, HP, Renfe, Atrevia, Reale Seguros, Procter and Gamble, Siemens PPAL, LG Electronic, LinkedIn, American Express, IBM, Mapfre, BNP Paribas, Cardif, y Salesforce. Entre las iniciativas están, por ejemplo, la de José María González, CEO de Europcar, quien se ha comprometido a “alcanzar para el 2020 el 50% de mujeres en la plantilla dentro de su organización”; la implementación, por parte de Juan Pablo Lázaro, presidente de CEIM de la política ‘NO 6’, por la que estarían prohibidas las reuniones empresariales a partir de las seis de la tarde y así fomentar el derecho tanto de hombres como de mujeres a estar con sus hijos o a su libre albedrío; Antonio Llardén, presidente Ejecutivo de Enagás, se comprometió a “lanzar un foro de debate y networking que se llamará Women in Networking Enagás (WIN Enagás), dirigido al desarrollo y liderazgo femenino y reunirá a las mujeres directivas y mandos intermedios”. Todos ellos saben que no es una cuestión de solidaridad, si no de interés mutuo.

Con la iniciativa engageMEN se han propuesto desafiar a los mandos masculinos a cambiar la estructura de sus compañías incorporando a las mujeres en la toma de decisiones. Presidentas, CEOs, consejeras delegadas y directoras retan a sus homólogos masculinos de otras compañías a que se comprometan a realizar un cambio fundamental en sus empresas para apremiar el acceso a los puestos de dirección.

Mercedes Wullich, en un momento de su discurso de presentación de los Premios 2018, dijo lo siguiente: “Hace poco le pedí a mi compañero de toda mi vida que me ayudase a ver qué les podía decir a las mujeres, porque a veces me aburro de escucharme a mí misma. Son muchos años y cuesta dar la vuelta a los mensajes cuando las cosas no cambian y hay que seguir repitiendo lo mismo todavía. Me dijo que había una idea que le gustaba y que le había surgido a partir de la lectura del ensayo El aroma del tiempo del surcoreano Byung-Chul Han. Se preguntó qué pasaría si el aroma en lugar de llevarnos al pasado, como propone el autor, nos llevase al futuro. Y me dijo, sin ninguna duda, ese aroma es el aroma de las mujeres. Me gustó su forma de ver las cosas, viniendo de un hombre. Ese aroma que nos lleve a un futuro donde las cosas sean mejor para las mujeres, porque nos lo debemos, y también para los hombres que creen que la vida se hace codo con codo“.

En este enlace tenéis la presentación de la Gala Top100 2018 con el discurso de Mercedes Wullich y los nuevos retos engageMEN en los que se comprometen los directivos de empresas en vivo y en directo, delante de auditorio, a tomar acciones.

Claramente, aquí se actúa.

Para rematar la gala una de nuestras cabezas más lúcidas y con más sentido común, Antonio Garrigues, jurista, político, pensador y autor de teatro, se lanzó a leer un extracto de su obra Requiem por todos los hombres y anunció su compromiso, firmado por escrito, a no participar en ningún debate en el que no exista un equilibrio entre hombres y mujeres. Y su discurso lo acabó así: “El cambio sociológico más importante que ha habido en España ha sido el protagonismo de la mujer en la vida pública y en la privada (…) y el cambio  social que se va a producir en cuanto al concepto del poder, a la flexibilidad y al ingenio va a ser algo de lo cual vamos a estar gozando mucho tiempo. Yo espero verlo“.

Entrevista a Mercedes Wullich realizada por Belén Rodríguez para Yo cambio el mundo, cambiándome yo (Fundación Vivo Sano), 2018.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *