Rosario Weiss, más allá de Goya

por | 1 Mar, 2018 | AGENDA, NOS GUSTA | 2 Comentarios

Rosario Weiss, Alegoría de la Atención (autorretrato) Madrid, 1842, Museo del Romanticismo, Madrid

Comienza el mes de marzo y con él llega la celebración del Día de la Mujer Trabajadora. Parte del Arte se suma a las reivindicaciones con un mes lleno de actividades en Madrid y visitas guiadas de temática femenina, que te recomendamos abajo. Una muy especial es la muestra sobre Rosario Weiss que organiza la Biblioteca Nacional de España. Si quieres saber más sobre quien fue esta genial artista… ¡sigue leyendo!

El maestro Goya como mentor

La figura de la artista Rosario Weiss (1814-1843) ha quedado relegada a un mero apunte dentro de la biografía del gran Francisco de Goya, aunque en realidad fue una de las artistas más valoradas de su tiempo, con una producción artística verdaderamente extensa para la brevedad de su vida y con una calidad extraordinaria.

Hija de Leocadia Zorrilla, la última pareja sentimental de Goya, Rosario Weiss, que había nacido en 1814 de un matrimonio anterior de Leocadia, convivió con el maestro en la Quinta del Sordo desde 1820 a 1824, momento en el que se trasladan a Burdeos. Durante estos primeros años de convivencia, la pequeña Rosario aprendió de Goya su particular estilo libre y espontáneo, creando pequeñas figuras y composiciones que Goya dibujaba para que ella completase. Sus primeros trabajos tienen un estilo tan parecido al de Goya que incluso los expertos a veces los han confundido.

Los rumores de que era hija biológica de Goya siempre estuvieron ahí, aunque por la documentación conservada y el hecho de que Goya no le dejase nada en su testamento a pesar de tenerle mucho aprecio demuestran que su buena relación sólo fue fruto de la convivencia.

Caricatura masculina de Rosario Weiss y Francisco de Goya. Dibujo de formación, 1821-1824. Museo Lázaro Galdiano

Un cambio de estilo. La formación en Burdeos

Parece ser que la vida que Rosario Weiss llevaba en Burdeos junto con Goya y su madre era de tipo familiar, era habitual verles juntos en el teatro o en el circo, tema que interesó a ambos artistas y que reflejaron en sus respectivas obras. Pero también Burdeos supuso para Weiss la oportunidad de conseguir una formación académica, ya que el método con el que había aprendido de Goya no era precisamente ortodoxo y el estilo también era muy particular. Consigue entrar en una escuela pública, la de Pierre Lacour, donde empieza a adoptar un nuevo estilo, muy generalizado en la Francia de la época y cercano a la obra de Ingres. A partir de este momento la obra de Rosario Weiss empieza a cambiar para adaptarse a las circunstancias.

De copista a académica de mérito

Tras la muerte de Goya Leocadia Zorrilla y Rosario se vieron absolutamente arruinadas y desprotegidas, ya que no figuraban en el testamento del pintor. En 1830 regresan a Madrid, donde Rosario trabajará como copista en el Museo del Prado y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde consigue convertirse en la primera mujer académica de Mérito de la Academia. El nombre de Rosario Weiss era conocido y respetado en Madrid, ya que se movió siempre en círculos intelectuales, especialmente el del Liceo Artístico y Literario, del que fue un miembro muy activo. En esta etapa la producción de Rosario es muy variada: cultivó mucho el dibujo, pero también desarrolló excepcionales dotes para la pintura a través de las copias y para el grabado, técnica que había aprendido durante su formación en Bruselas.

Una vida truncada. La prematura muerte de Rosario

Además del título de académica de mérito, Rosario Weiss alcanzó su máximo reconocimiento en 1842, cuando gracias a los contactos con intelectuales liberales de su hermano Guillermo Weiss consigue convertirse en la profesora de dibujo de la infanta Isabel (futura Isabel II) y de su hermana Luisa Fernanda, lo que le permitía tener un sueldo fijo y una mayor estabilidad económica. Sin embargo, fue muy poco tiempo el que pudo disfrutar de su nueva condición, ya que en 1843 fallecerá de cólera, cuando tan sólo contaba con 29 años de edad.

A pesar de su corta vida, su producción artística fue muy extensa y cargada de pequeños detalles que ensalzan la figura de la mujer: grandes artistas del mundo musical de la época, figurines de moda que leen libros…símbolos de que Rosario Weiss estaba orgullosa de ejercer una profesión que en su época era de hombres.

Conocer y poner en valor su figura a través de visitas guiadas a esta exposición en la Biblioteca Nacional de España es una de las propuestas que Parte del Arte te propone con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Si no te la quieres perder reserva tu plaza el día 14 de marzo a las 11.00h.

Y si quieres apuntarte a otras actividades ¡toma nota!

– Visita guiada a la exposición Mujeres Nobel en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Miércoles 7 de marzo a las 12.00h.

-Ruta temática por el Barrio de las Letras “Las mujeres en la literatura”. Viernes 9 de marzo a las 18.00h, miércoles 14 de marzo a las 11.00h. y miércoles 21 de marzo a las 11.00 y a las 17.30h.

Puedes hacer tus reservas escribiendo a info@partedelarte.es, o unirte en Redes Sociales para estar al día de todas las actividades: Facebook, Twitter e Instagram.

¡Te esperamos!

2 Comentarios

  1. activenanda

    Gracias por tu aportación, Clément

    Responder
  2. Carmen

    Gracias por la información sobre las actividades para el Día de la Mujer Trabajadora.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *