Maja Hoffmann es una coleccionista de arte de origen suizo que se crió en la Camarga, una región en la Provenza francesa, al sur de Arlés, un paisaje de naturaleza y lagunas que se extiende hasta el infinito. Heredó, además del laboratorio farmacéutico Rochen (dato nada desdeñable), el placer de coleccionar arte de su abuela materna Maja Stehlin, quien fundó la Emanuel Hoffmann Foundation en Basilia (Suiza), en honor a su marido trágicamente muerto en un accidente, para abrir las puertas de su colección al público. Maja, a petición de su abuela, continuó a su manera con el family business, y comenzó a crear su propia colección en los años 80, cuando se encontraba en la ciudad de Nueva York en compañía del director de teatro Werner Düggelin. Entre sus primeras adquisiciones se encontraban obras de Julian Schnabel, Jean-Michel Basquiat, Francesco Clemente y Andy Warhol. Y desde entonces su colección se ha hecho tan vasta que la tiene distribuida por sus residencias entre Zurich, Gstaad, Londres, Isla Mosquito y Arlés, donde acaba de inaugurar la Fundación LUMA Arlés, uno de los centros culturales más impactantes del circuito internacional, si cabe.

La historia de la fundación remonta a 2004, cuando Maja Hoffmann creó su propia fundación, con sede en Zurich, con el fin de promover a artistas independientes, a pioneros e instituciones relacionadas con todo tipo de manifestaciones artísticas, danza, música, performance, fotografía, edición de libros, documentales y formatos multimedia. «Mi interés realmente ha estado más encaminado a producir arte que a coleccionar, cuenta en una charla en la Art Basel. Me interesa comisionar artistas fuera del circuito, y trabajar directamente con ellos. También producimos películas, editamos libros, hacemos préstamos a instituciones artísticas por el mundo y apoyamos proyectos artísticos de instituciones como la Serpentine Gallery y la Tate Gallery en Londres, el New Museum of Comtemporary Art en NY y el festival de fotografía Les Rencontres d´Arles«, el primer festival de fotografía de relevancia internacional, que cumple este verano su 50 aniversario sin haber perdido un ápice de relevancia, y que supuso el germen de la Fundación LUMA Arles.

El mega proyecto de la fundación en Arlés ha cobrado vida, dentro de la ciudad, en un complejo industrial de 10 hectáreas. La rehabilitación de las naves y almacenes antiguos, que constituyen el conjunto Parc des Ateliers, es obra de la arquitecta alemana Annabelle Selldorf y el canadiense Frank Ghery se ha encargado de construir el Arts Resource Centre, una especie de torre de babel, revestida en aluminio, imposible e imponente, que se abrirá al público el año que viene. Este conjunto de espacios y arquitectura, que tiene un interés de por sí, están dirigidos a albergar un contenido experimental, siempre en construcción, al que han ido dando forma día a día desde 2014, encontrando la mejor manera de comunicar la intención de la fundación, que es dar vida a un nuevo tipo de institución innovadora propia del s.XXI: un espacio multidisciplinar enraizado en lo local con espíritu internacional, en donde hay cabida para obra de arte contemporáneo, pero también proyectos de investigación y un laboratorio de ideas encaminadas a construir nuevas realidades conectadas con el entorno, la colaboración, el medioambiente, los derechos humanos, la educación y la cultura. Y la forma de transmitirlo es a través de exposiciones de arte y fotografía (alberga parte del festival de Arles), producciones artísticas in situ, shows internacionales itinerantes, conferencias organizadas en torno a LUMA Days, encuentros de think tanks, un archivo artístico sobre la cultura del pasado y del presente, el Living Archive program, talleres, residencia de artistas… LUMA Arles es un cosmos abierto a potenciar la creación personal con todo tipo de expresiones artísticas. Es un espacio descentralizado, pero donde de alguna manera lo que allí pasa guarda un nexo común. El alma máter de todo este complejo vivo y en constante evolución es Maja Hoffmann, que trabaja en estrecha colaboración con sus consultores, el Core Group de Luma Arles, un grupo de artistas y expertos en arte (Tom Eccles, Liam Gillick, Hans Ulrich Obrist, Philippe Parreno y Beatrix Ruf), para elaborar entre todos, un programa anual de exposiciones y de proyectos multicisciplinares.

La fundación comenzó su labor experimental en 2014 con el objetivo de implicar a los locales de la zona y atraer también turismo a la región durante todo el año, porque el espacio, además de la ciudad, lo merecen. Si vas al Festival de fotografía estos meses de verano o vas a visitar la ciudad en cualquier otro momento del año más tranquilo, que no se te olvide una vista a la Fundación LUMA. Seguro que te sorprende.

Maja Hoffmann habla sobre su interés en invertir en Arlés y en que esa inversión revierta en la ciudad y en la región de la Camarga.

0 comentarios