La librería Strand, uno de los lugares más estimulantes de Nueva York

por | Oct 30, 2017 | LUGARES, NOS GUSTA | 0 Comentarios

Strand Bookstore en Nueva York. Foto Tyler Merbler - www.flickr.com

Una amiga acaba de venir de Nueva York. Fue por trabajo y como iba a pasar varios días le pedí el favor de traerme un libro recomendado en un artículo de Elvira Lindo y que ya no se edita en España. Ya, ya sé que puedo conseguirlo en Amazon, pero no me apetecía. Me gustaba la idea de encargárselo. Y de que fuese precisamente allí a la Strand Bookstore.

Vino feliz de haber pasado un rato en aquel lugar histórico, fundado en 1927, mucho tiempo para una ciudad tan joven. Quizá una de los lugares más estimulantes de la ciudad, en el mismísimo cogollo de Manhattan, con pisos repletos de primeras ediciones, libros que huelen a viejo y siempre gente pasando un buen rato hojeando lo que va descubriendo. Me contaba que estaba animadísimo y que se volvió loca descubriendo ediciones preciosas. Quería llevárselas todas, pero eligió una de Scott Fitzgerald.

Además de poder rebuscar en los puestos de la calle o en el interior, de charlar con sus dependientes y de descubrir nuevas ediciones y lecturas, las sesiones de firmas y presentaciones son habituales. Si pasas unos días en NY y te gustan los libros y las librerías, no dejes de ir a echar un vistazo, y ten cuidado porque seguro que no sales con las manos vacías. Aprovecha para coincidir con uno de sus eventos, casi diarios, donde podrás sumergirte en el ambiente cotidiano de la ciudad y quien sabe si quizá encontrarte con algún personaje de esos que insuflan alma a una ciudad. Por ahí han pasdo a firmar sus libros Patti Smith, Grace Coddington, los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, Harry Belafonte y el fotógrafo William Eggleston. En este vídeo destaco una de estas tardes en muy buena compañía.

En este vídeo del canal de Strand Bookstore en youtube, podrás escuchar una de las reuniones que organizan. La escritora Siri Hustvedt asistió, en 2012, para presentar su último libro por entonces Living, Thinking, Looking, una colección de ensayos con tintes provocativos, y mantener una charla tête à tête con su marido el escritor Paul Auster.