Llamas a puertas y no te abren, tiras de agenda y no te responden, vas a una entrevista y no vuelves a tener noticias. Por esta experiencia hemos pasado mucha gente cuando toca buscar trabajo, sobre todo cuando has cumplido los cuarenta y cinco y más, independientemente del puesto al que se aspire. La aventura de buscar un nuevo lugar profesional se puede convertir en una travesía por un erial, y más si una no está al tanto de las nuevas formas para reconducirse. Experience Ahead es un programa de formación de alto impacto que ayuda a directivos que se encuentran en un momento de transición a ponerse al día para reconvertirse y trabajar por cuenta propia.

Proporciona las herramientas a CEOs y directivos séniors (que han llevado cuentas de resultados, equipos y entienden el conjunto de la empresa) que deseen construir su propio futuro desde el emprendimiento. Apuesta por el cambio en las carreras profesionales de quienes se encuentren en ese momento de transición profesional para montar su propio negocio. Requisitos necesarios: tener entre 45 y 60 años y cargo de directivo, estar en paro para tener dedicación plena durante los tres meses que dura el programa, ser optimista y tener espíritu knowmad, es decir, ser inquieto, estar abierto al cambio, al aprendizaje continuo, a reinventarse y a crear sinergias, y estar convencido del nuevo camino de emprendimiento. No valen medias tintas. Si se quiere emprender hay que poner el foco en ello. El programa te va a dar el empujón necesario para ponerte en marcha y por el buen camino. El coste ronda los 9.000€.

Las trayectorias profesionales de las fundadoras de este nuevo programa, Mónica Pérez-Hurtado y Pilar Trucios, han ido transcurriendo paralelamente como directivas en diferentes empresas, coincidiendo por el camino alguna que otra vez, hasta encontrarse nuevamente en la escuela de negocios The Valley en donde dieron origen hace cosa de un año a este proyecto conjunto. El mundo directivo y la reinvención es una constante en las carreras de ambas fundadoras. Las dos tiran de curriculum para explicarnos lo que se traen entre manos.

Pilar, después de haber trabajado durante años en el grupo editorial Recoletos, hizo un MBA para dedicarse posteriormente al emprendimiento, y el gran choque de contar con el respaldo estructural de un grupo a no tener nada fue determinante para ella. Vivió la dificultad que suponía montarse por su cuenta a todos los niveles: empresarial, fiscal, en la forma de llegar a los clientes… Pero se lanzó y estuvo varios años trabajando en la resolución de crisis en gabinetes de comunicación, lo que le lleva a recalar en banca y de ahí decide irse a Nueva York durante unos meses. «Contaba ya con 25 años de carrera profesional, nos cuenta, con vistas a pasar otros 25 más, y Nueva York era un buen destino para investigar y empaparme de los avances que se estaban produciendo en la reconversión de empresas. Y volver preparada y con la sensación de poder tomar las riendas de nuevos retos.» Corría el año 2012 y lo que se cocía en innovación en aquella ciudad estaba a años mil de España. «Vuelvo y me encuentro con la nueva escuela de negocios The Valley Digital Business School, que habían montado unos amigos. Me incorporo con ellos y ahí comienzo a trabajar con programas dirigidos a directivos. Durante los cinco años que estuve allí atendí a unos 300 directivos, escuché mucho y observé que un 45% de entre ellos se encontraban en plena transición de carrera, una situación nueva que estaba surgiendo en las carreras laborales. Directivos de mi generación que tenían que reinventarse. Y allí fue donde me encontré con Mónica».

Mónica vio enseguida que lo que le gustaba era trabajar con las personas y la gestión del talento. Se dedicó a realizar proyectos para desarrollar el talento de directivos en una empresa norteamericana, pasó el tiempo y anduvo por otros lugares. Trabajó como headhunter durante una temporada, hasta que decide emprender por su cuenta y se embarca en la aventura en plena crisis económica…, lo que le supuso una escuela de aprendizaje bastante intensa. Pero no queda más remedio que reorganizarse y se propone trabajar de nuevo por cuenta ajena. «Y me doy entonces cuenta de cómo ha cambiando el mundo de la búsqueda de trabajo antes y después de la crisis. La cosa ya no va de mandar curriculums o ponerte en manos de un headhunter. Ahora el enfoque es mucho más proactivo y, además, el mundo digital había trastocado el contexto profesional. Así que me inscribí a The Valley y en otros cursos para ponerme al día». Y allí observó lo mismo que Pilar, que muchos de los profesionales con los que compartía aula querían reinventarse, pero que no sabían por dónde empezar. Así que decidí diseñar un programa a partir de lo que había observado, les preguntaba y no estaban preparados ni siquiera para reconocer sus fortalezas. «Vi la necesidad de buscar herramientas que ayudaran a los profesionales a conocerse para enfrentarse al nuevo entorno profesional. El programa les ayudó a abrir sus mentes, empoderarse así mismos y enfrentarse a las nuevas oportunidades de una manera distinta.» En The Valley se encontraron de nuevo Pilar y Mónica, y aquel programa fue la chispa que provocó su unión profesional, decidieron trabajar en equipo para poner en común el proyecto con el objetivo de escalarlo y llegar a más gente.

El objetivo del proyecto es ayudarnos a cambiar la manera de pensar, cambiar el mindset, que se viene a llamar, para integrarnos en el nuevo esquema profesional, en un mundo en transformación. «Ya nos hubiera gustado a nosotras que alguien nos hubiera acompañado y ayudado en el proceso de cambio, y haber tenido gente con la que compartir las dudas y los errores. Por eso, porque hemos sentido esa necesidad en nuestra propia piel y porque hemos coincidido con mucha gente en la misma situación hemos creado este programa«, en el que llevan más de un año trabajando. «Hay mucha gente de nuestra generación con mucho valor (con conocimiento, experiencia y contactos), pero que se enfrentan torpemente al mundo emprendedor, sin cambiar los esquemas a los que han estado acostumbrados, que es el ordeno y mando. Y esto no funciona en el ámbito emprendedor.» «Hay que olvidar que cualquier tiempo pasado fue mejor y afrontar la situación tal como es. El futuro está lleno de oportunidades que se pueden disfrutar con una visión renovada y positiva que quizá no encumbra el ego y el poder personal, pero dejan espacio para disfrutar de la vida y trabajar de una manera menos estresante.»

Este primer Programa Plan X se dirige a personas entre los 45-60 años que empiezan a salir del mercado, por circunstancias diferentes voluntarias o no, y a los que les es muy difícil volver a reincorporarse, cuando les queda una media de 25 años más de carrera. «Llega un momento en que tienen que ser conscientes de que la cuenta ajena se ha acabado o se acabará próximamente. La mayoría de nosotros nos tendremos que reinventar por cuenta propia y no nos han educado para eso.» Pero tienen planeado dedicarse también, más adelante, al Plan B, que incluye a personas alrededor de los 40 con carreras brillantes y extenuantes que no tienen tiempo para pensar en un plan B. Y también está en su punto de mira el Plan A, para gente en sus 30, despistados y que no saben qué hacer con sus vidas. Todo esto pasa y si a uno le ayudan a salir del hoyo las perspectivas se ven de otra manera.

Somos una generación que hemos pasado muy poco tiempo pensando en nosotros y en lo que queremos. No estamos acostumbrados y no nos conocemos. «Rara vez un directivo de nuestra generación se ha parado a pensar en quién es y en lo que quiere», ni un directivo ni un trabajador por cuenta ajena en cualquier otro escalafón. No nos han enseñado a eso y vamos acumulando trabajos que van saliendo. «Nuestro fin es ayudar a nuestros alumnos a conocerse, a averiguar qué les motiva y cuáles son sus valores y sus competencias para aprender a utilizarlos adaptados a un mercado laboral determinado por una tecnología exponencial y transversal, a verse a sí mismo, a plantearse qué quieren hacer en los próximo 20 o 30 años que les queda de vida laboral más o menos intensa, a hacer su propia planificación financiera, y hasta a cuidarse físicamente para prevenir. Es decir, les ayudan a proyectar su futuro, al completo.

¿Si yo me tuviera que reinventar hoy qué herramientas necesitaría? Hay sesiones grupales de formación para adquirir herramientas y participar en conversaciones con expertos que han pasado ya por los procesos de transformación y que están monetizando sus proyectos. Además, cada uno de los alumnos contará con un mentor individual para ayudarle a adaptar a su perfil los conocimientos que va adquiriendo, averiguar quién es, conocer sus fortalezas y saber cómo utilizarlas en el proceso de reconversión. Y una vez que el esbozo del perfil está listo, entonces ya se procede a elegir el objetivo profesional al que quiere dirigirse. Experience Ahead propone cinco alternativas profesionales, con la idea de focalizarse en una de ellas, y ofrece toda la información necesaria para saber cómo llegar a cada una: dónde dirigirse, requisitos que se necesitan… Las alternativas que proponen son:

-Impartir clases o dar ponencias en universidades, escuelas de negocios o foros empresariales

-Ser consejero de compañías y startups

-La inversión y colaboración con startups 

-Knowmad: cómo centro mi conocimiento al servicio de empresas

-Emprendedor: una opción deseada para un 63% de los emprendedores, que se arriesgan por convencimiento.

El espacio que han elegido como base de operaciones es Impact HUB, un nuevo centro de coworking en Torre Picasso. «Estuvimos haciendo estudio de mercado de todos los espacios de coworking de Madrid y este nos encantó porque allí conviven 5 generaciones diferentes. Es un hervidero de proyectos distintos muy futuristas y un facilitador de sinergias. Todo esto es parte de la transformación que tenemos como punto de mira.»

Han hecho entrevistas concienzudas para reunir a los 20 participantes del primer programa. Los valores que mueven al programa son el OPTIMISMO, la certeza de que se van a conseguir los objetivos; la AUDACIA, estar abiertos y alertas sobre las nuevas tendencias y necesidades para aplicarlas a nuestros objetivos; la CERCANÍA del equipo de formación para hacer comunidad y acompañar a los alumnos con expertos, profesores y mentores; la PROFESIONALIDAD donde la calidad de los formadores es clave; y el PRAGMATISMO para tener claramente definidos los siguientes pasos que tendrá que dar el alumno en la consecución de su proyecto profesional y vital.

Mónica Pérez-Hurtado y Pilar Trucios se han propuesto hacer realidad el objetivo de reinventarse de cada uno de sus alumnos. Y aquí tampoco hay medias tintas que valgan.

El primer programa comenzó en octubre, y están teniendo un feedback tan bueno que van a lanzar su segunda edición, con fecha del 4 de marzo al 29 de mayo.

Si te interesa, habrá un evento de presentación el día 10 de diciembre. Puede suponer el trampolín para una nueva etapa profesional en la que te encuentres realizada y a gusto.

Las fundadoras Mónica Pérez-Hurtado y Pilar Trucios presentan Experience Ahead

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *