Mercedes soñaba con traer a Madrid el desierto de Arizona…

por | 14 Oct, 2017 | PERSONAS | 0 Comentarios

Mercedes García en Desert City

Lo consiguió y lo transformó en un vergel.

Mercedes García, farmacéutica, agrónomo y empresaria, es una visionaria. Tenía claro que su “locura” por los cactus tenía que contagiársela a los demás, mostrándoles y transmitiéndoles su amor por estas plantas. Esa locura hoy se llama Desert CITY. Esta madrileña, que soñaba con un lugar donde exponer su colección, ejemplares de diferentes partes del mundo que ya no le cabían en casa, decidió pensar a lo grande para llevarlo a cabo, nada más y nada menos que en un espacio de 16.000 m2, en la Autovía A-1 junto al Circuito de El Jarama. Y el lugar es tan espectacular y está tan bien planteado que ha adquirido el rango de museo botánico especializado en plantas de secano.

El recinto alberga un jardín botánico experimental y el primer vivero biotecnológico especializado en xeropaisajismo con más de 400 especies de plantas xerofíticas (con escasas necesidades hídricas). Detrás del proyecto de Desert CITY se encuentra un concepto innovador, único y muy sostenible. Las plantas xerofíticas se caracterizan por su bajo consumo de agua, lo que viene muy bien en un clima semiárido como el de la Comunidad de Madrid y el de otras partes de España. Con este tipo de plantas, por sus formas estéticas, se hacen jardines maravillosos casi autosuficientes. Es lo que se conoce como xeropaisajismo (una palabra registrada por el mismo Desert CITY).

Pero aún hay más. Desert CITY cuenta con espacios de I+D, terrazas-mirador, salas para talleres y un Oasis Café. Además, la divulgación es una premisa en el proyecto de Mercedes y está presente en cada paso que toman, y  los fines de semana se calza las botas, se enfunda en su chaleco de cuero y se pone su sombrero de cowboy para meterse en su personaje y hacer sus visitas guiadas por el jardín. Basta escucharle dos minutos para darse cuenta de que lo suyo es pasión y esa misma pasión es lo que quiere transmitir a sus oyentes para que se aficionen al cultivo de plantas bellísimas y sostenibles.

Mercedes es una mujer valiente que lo dejó todo para poner en marcha su sueño. Ha volcado su alma en el proyecto que acaba de abrir sus puertas al público. Ha convertido un erial en un oasis y en un laboratorio de investigación. Y para ello, ha invertido años diseñando y preparando el jardín para comprobar que las plantas arraigaban bien; ha encargado al arquitecto Jacobo García Germán un espacio moderno y estético; ha sabido rodearse de un equipo con el que comparte su pasión y sus esfuerzos, y ha lidiado con muchas dificultades. Ahora está más que dispuesta a convertir a Desert CITY en un destino único para los amantes de la naturaleza.

Es un muy buen plan para pasar el día en un jardín que te transporta al oeste americano, descubriendo especies, tomando una cerveza de aloe vera en el Oasis Café y llevándose plantas que sabes que van a funcionar en tu jardín particular. Y si lo puedes hacer coincidir con una visita guiada con Mercedes, no lo dudes.

Desert City a vista de pájaro.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *